Hacia la Tierra Prometida

15 de agosto de 2020

«El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres» (Sal 125, 3).

Hoy se cumplen 40 años del día en que el P. Alberto María, nuestro fundador, llegó a la ciudad de Alicante, y comenzó un camino, una nueva experiencia eclesial; para nosotros significa un lugar, una familia, una vocación concreta en la Iglesia.

Hoy se cumplen 40 años del momento en que, en aquella primera casa ubicada en la calle Torres Quevedo de la ciudad de Alicante, el P. Alberto María se arrodilló ante el Señor y le preguntó: «Señor, ¿qué quieres que haga?», y escuchó en su corazón estas palabras: «Tú ocúpate en «estar», que yo te enviaré a las personas a las que quiero que sirvas».

Estas palabras han iluminado todo nuestro camino, porque nos indican la actitud que debemos tener en nuestro servicio a Dios. «Ocúpate en estar»; sí, en Su presencia, de manera orante y confiada, con una esperanza activa; porque no esperamos «ociosos» a las personas a las que debemos de servir, sino en una espera orante, arrodillados ante el Señor, entregando nuestra vida cada día al servicio del Señor.

A lo largo de estos 40 años de historia ha habido experiencias de todos los colores; ha habido errores y aciertos; y ciertamente hemos aprendido más de los errores, hemos aprendido en el sufrimiento, en el fracaso, buscando siempre la voluntad de Dios; hemos gozado con los numerosos signos de la Providencia de Dios, de Su presencia en nuestras vidas. Signos que, como bien nos enseñó el Padre Alberto, debíamos guardar en nuestro corazón, como María, para los tiempos en que no fuera tan patente la presencia de Dios; también hemos experimentado el abrazo de la Iglesia en numerosas ocasiones, su cercanía y su cuidado.

Un número incontable de personas ha pasado por nuestros monasterios; unos han permanecido, otros han seguido su camino tras llevarse lo que el Señor tenía reservado entregarles en nuestras casas; y unos pocos han llegado ya a su destino definitivo, a los pies del Señor, en el Paraíso. Entre ellos naturalmente el P. Alberto María, el primer monje de la Paz, la persona que escuchó la llamada primera, y nos trasmitió una manera de vivir desde el amor de Dios. Su legado espiritual, “por el amor de Dios amad al Señor”, nos empuja a responder con amor al Amor.

 

Cruza el Jordán

Cumplimos 40 años de fundación, los mismos que duró el recorrido de Israel por el desierto; a la luz de la historia del Pueblo elegido descubrimos que el Señor también nos sacó de nuestro “Egipto” para liberarnos de nuestras esclavitudes, nos dio una Ley —una “regla de vida”— y nos ha conducido e instruido a lo largo del camino hasta las puertas de la “tierra prometida”. Y hoy, como a Josué, nos dice: «No te desvíes a derecha ni a izquierda, no tengas miedo ni te acobardes, que contigo está el Señor; pasaréis el Jordán, para ir a tomar posesión de la tierra que el Señor, vuestro Dios, os da en propiedad» (cfr. Josué 1).

Es como si nos dijera: “Al otro lado encontraréis ciudades que conquistar para el Reino de Dios, personas a las que mostrar el rostro del Señor, un mundo que no conoce a Dios; no os contaminéis con las “idolatrías” que el mundo os ofrece, sino edificad un templo en vuestro corazón, cada uno y en comunidad, para que los que no conocen el Nombre de Dios puedan ver la gloria del Señor y se arrodillen a sus pies”.

En este tiempo de increencia, de fomento del individualismo y el materialismo, el Señor nos alienta: “Os he formado para esto, para ofrecer a los hombres un pedazo de cielo donde reencontrarse con Dios, un rincón de paraíso que ayude a los hombres a mirar a Cristo, como modelo a imitar, y reencuentren así el sentido de sus vidas”.

 

Nuestro hoy es nuestro futuro

Durante este Año especial de acción de gracias, cada mes hemos orado por uno de los elementos fundamentales de nuestro carisma; cada elemento es como una pieza de un puzle que, hoy, y unidas por el amor de Dios, uniéndolas con su Amor, nos permite contemplar la obra completa como lo que es: un estilo propio de vida.

Mirando hoy el mundo que nos rodea, donde el ser humano ha perdido de vista su horizonte, donde el amor se desvirtúa, la esperanza se pierde, y la fe en Dios ha quedado sustituida por miles de “estatuas” sin vida, llega a mi corazón el convencimiento de que el Señor nos hizo nacer hace 40 años pensando en el día presente; nos ha conformado como una pequeña comunidad, una familia donde el Amor de Dios quede patente, visible, palpable; para dar Esperanza al hombre sin rumbo, y ayudar a la humanidad a reencontrar la Fe en Dios perdida, olvidada o no conocida.

Un año de acción de gracias termina, pero se abre ante nosotros un presente, una misión: «Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mateo 28, 19). Nosotros, con nuestra manera concreta de hacer vida la Palabra de Dios, debemos ser testigos de su Amor, para llevar a los hombres a la Fe, transmitiéndoles Esperanza en un mundo “con Dios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.