¿Un mundo sin Dios? ¡Como si eso fuera posible!

Ya sabemos todos que la sociedad en que vivimos nos alienta hacia el materialismo, la dispersión, el consumismo, se nos invita constantemente a la evasión para no afrontar nuestra realidad interior. ¡Un mundo sin Dios!

Nuestro cuerpo siente hambre, sed, cansancio, y si no damos respuesta a estas necesidades, nuestro cuerpo se deteriora, e incluso puede llegar a la muerte. También podemos saciar nuestra hambre o nuestra sed con sustitutivos incompletos; en vez de beber agua, tan necesaria para nuestro cuerpo, podemos pensar que son suficientes los refrescos, cervezas o similares; en vez de comida sana y variada, podemos llenar nuestro estómago con productos de baja calidad proteica, comida poco variada o comida “basura”; en vez de dormir lo necesario, podemos suplir nuestro descanso con energéticos. Parecerá que todo va bien de momento, pero con el tiempo nuestra salud irá deteriorándose sin darnos cuenta.

En nuestra parte espiritual pasa lo mismo. Tenemos necesidad de cuidar nuestro espíritu, de alimentarlo con la lectura de las Escrituras, Sacramentos, oración personal. Pero si apagamos nuestras necesidades espirituales con sustitutivos engañosos, puede parecer que llenamos este vacío, estas necesidades, pero la realidad es que nuestro espíritu se enfría y se aleja del «Dios Amor» que sí que puede llenarnos. Se nos seduce con ideas como: «tú eres el centro», «Dios te ha abandonado», «Jesús solo era un buen hombre fracasado», «la Iglesia está corrompida». Y se nos invita a pensar: «¿para que perder tiempo en lo que no podemos ver? ¡Vivamos el presente, disfrutemos de la vida!”

Es cierto, las realidades espirituales son invisibles a los ojos. No podemos verlas, como no vemos la electricidad ni las ondas telefónicas; no vemos el viento; no vemos a Dios. En realidad, solo percibimos una mínima parte de toda la realidad; vemos lo que queremos ver, o vemos «lo que nos dicen que debemos ver».

Pero la realidad es que somos libres para ver, libres para creer, libres para buscar la Verdad. Dios permanece a nuestro lado, esperándonos siempre. También es cierto que en ocasiones nos alejamos de nuestra realidad creada por Dios, y actuamos por “interés”: solo buscamos al Señor cuando nos interesa, cuando tenemos una necesidad.

  • ¿Tenemos alguien enfermo, o buscamos trabajo, o no me llega a fin de mes?: “¡Señor, ayúdame!”
  • ¿Nos acecha el Covid-19?: “¡Señor, protégeme!”
  • O como los apóstoles en la barca en medio de la tempestad: “¡Señor, sálvanos, que nos hundimos!”

Y mientras suplicamos, mantenemos una vida de miedo y desconfianza encubiertos. Rezamos, pero, verdaderamente, no confiamos en Dios, aunque seguro que afirmamos rotundamente: “tengo fe».

Mientras le pedimos incansablemente en medio de nuestro miedo, resulta que Él está, ha estado todo este tiempo a nuestro lado, nunca se ha separado de nosotros. ¿Un mundo sin Dios? ¿Acaso podríamos alejarlo de nosotros? No, no es posible, porque Él no se va, somos nosotros los que no lo vemos, los que dejamos de orar, de confiar, de ponernos en sus manos; somos nosotros los que cerramos los canales de comunicación con Él, le «colgamos el teléfono». Haciendo uso de nuestra libertad, le cerramos la puerta.

Nuestro anhelo de Dios se apaga, y después nos preguntamos: “¿qué me pasa? ¿dónde está Dios justo en este momento cuando más lo necesito?”. Pregúntate mejor: ¿en qué quiebro del camino me olvidé de Él?

Muchos dicen que Dios no existe, y quieren vivir en un mundo sin Dios. Pienso que son bastante ingenuos. Dios existe, mejor dicho, Dios ES, independientemente de lo que creamos o pensemos; no vayamos a pensar que nosotros somos importantes a la hora de dilucidar sobre su existencia o no existencia. No pensemos que tenemos que darle permiso para SER. Él es quien nos ha creado a nosotros. Nuestra fe en Él no le hace existir; y nuestra increencia no le hace desaparecer.

Dios nos ha creado libres para amar, libres para creer. La manera que usemos esa libertad es lo que nos llevará a vivir una realidad diferente, confiados en Él, felices a su lado, como hijos amados de Dios, abrazados a Él, que nos amó primero. Seremos diferentes, viviremos diferentes.

¿Un mundo sin Dios? No es posible. ¿Una vida sin Dios? Puedes optar por ella. ¿Una vida con Dios? Nos permitirá vivir la vida sin miedo, en la plenitud del Amor, y nos guiará en esta tarea tan importante de construir un Reino de Paz en medio de este “mundo con Dios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.